2024-04-24

Live Webinar: Cómo utilizar la IA en tu herramienta de autor Inscríbete

x

Guía práctica para implementar un plan de formación empresarial

En un mercado laboral en constante cambio, y frente al avance diario de la tecnología, es necesario poder contar con un equipo de trabajo competitivo dentro de tu empresa. Por eso, además de atraer a buenos profesionales a tu empresa, es importante apostar siempre por planes de formación continuos y actualizados.

Promover una cultura de formación constante en el lugar de trabajo no solo crea entornos flexibles y atractivos, sino que potencia el desarrollo profesional, que es la clave para mejorar el rendimiento y la productividad. En esta guía, te contamos todo lo que debes saber sobre cómo crear de cero un plan de formación para empresas o potenciar tu estrategia formativa actual.

1. ¿Qué es un plan de formación para empresas?

Un plan de formación para empresas es una estrategia que se emplea para proporcionar a los empleados conocimientos y habilidades que les permitirán convertirse en mejores profesionales. Se utiliza como parte del plan de desarrollo de la empresa o dentro de la estrategia de L&D, para mejorar el desempeño actual de un empleado y prepararle para cubrir diferentes roles en el futuro.

Este plan establece objetivos claros de aprendizaje, identifica las necesidades de formación de la empresa y sus empleados, y define las acciones y recursos necesarios para alcanzar dichos objetivos. Pero para entender en profundidad de qué se trata un plan de formación, es importante diferenciarlo de otras estrategias de aprendizaje.

¿Qué NO es un plan de formación para empresas?

Un plan de formación para empresas no es simplemente la organización de cursos o actividades de aprendizaje sin una estructura o estrategia definida. Tampoco se trata de ofrecer a los empleados oportunidades de formación sin considerar las necesidades específicas de la organización o de los equipos. Y, definitivamente, no se limita a la entregia de contenidos, sin evaluar la efectividad o impacto de la formación en el desempeño laboral y los resultados empresariales.

Un plan formativo va más allá de la simple oferta de actividades de formación. Se trata de un enfoque estratégico y sistemático para el desarrollo del talento y el crecimiento organizacional.

2. ¿Por qué es tan importante invertir en un plan de formación?

No hay duda de que cualquier empresa que invierte en la formación de sus empleados, está invirtiendo en su propio éxito. Y es que, a largo plazo, los planes de formación se traducen en el crecimiento de la empresa, tanto en productividad como en innovación. Además, los planes de formación para empresas tienen un impacto positivo en diversas áreas:

Combaten las debilidades y fortalecen las habilidades

Los planes de formación para empleados permiten identificar las debilidades de los trabajadores para subsanarlas, y sacar mayor provecho de sus habilidades mediante la formación específica. De esta forma se obtienen profesionales que trabajan con un correcto entendimiento de sus tareas, a buen ritmo y sin sacrificar la calidad.

Mejoran la moral y la satisfacción del empleado

Es muy fácil que un trabajador pierda la motivación al no poder desempeñar su cargo de acuerdo con las expectativas de la organización. La formación laboral favorece el desarrollo de habilidades, y aumenta la moral del empleado, que se convierte en un gran activo para el éxito de cualquier empresa.

Cierran brechas de habilidades y aumentan la productividad

En cualquier organización se cometen errores o equivocaciones, pero esto ocurre mucho más a menudo cuando los empleados carecen de conocimientos para cubrir un rol. Un plan de formación crea empleados más competentes, reduce los errores y cierra brechas que dificulten la productividad y rentabilidad de la empresa, incluso aquellos provocados por los cambios en tendencias y el avance de la tecnología.

Mejoran la cultura de la empresa y la retención del talento

Los profesionales quieren pertenecer a empresas que promuevan una cultura de aprendizaje y desarrollo constante. De hecho, según Deloitte, “las organizaciones que ponen énfasis en las oportunidades de crecimiento son capaces de crear grupos de talentos dinámicos y diversos llenos de trabajadores altamente calificados y versátiles”. Además, como resultado, los trabajadores se sienten alentados a explorar nuevos desafíos y mejorar ellos mismos y su trabajo.

3. ¿Qué beneficios tiene un plan de formación para los colaboradores?

Como hemos visto, la implementación de un plan de formación no solo impacta positivamente en el crecimiento y desarrollo de la empresa, sino que también ofrece numerosos beneficios para los colaboradores. Aquí están algunos de los principales:

  • Desarrollo profesional: el plan de formación proporciona oportunidades para mejorar las habilidades y conocimientos relevantes para el trabajo, lo que permite a los empleados avanzar en sus carreras y asumir mejores roles.
  • Incremento de la competitividad: Al adquirir nuevas habilidades y competencias, los profesionales se vuelven más competitivos en el mercado laboral. Esto se traduce en mayores oportunidades de empleo y mejoras salariales.
  • Mejora de la confianza y autoestima: al dominar nuevas habilidades y superar desafíos de aprendizaje, los empleados desarrollan una mayor confianza en sus capacidades y una autoestima más fuerte, lo que contribuye a su satisfacción personal y profesional.
  • Adaptación al cambio: la formación continua ayuda a los trabajadores a mantenerse al día con los avances tecnológicos y los cambios en el mercado. Esto les permite adaptarse más fácilmente a nuevas tareas, responsabilidades y entornos laborales, y a disminuir la sensación de frustración que puede aparecer ante un nuevo desafío.
  • Bienestar y salud laboral: La formación en áreas como la gestión del estrés, la salud mental y el equilibrio trabajo-vida personal puede contribuir al bienestar general de los empleados y reducir los niveles de estrés y agotamiento en el trabajo.

4. Pasos para diseñar un plan de formación y llevarlo a la práctica (con éxito)

Ya hemos visto de qué se trata un plan de formación y qué beneficios trae, pero ¿cómo ponerlo en práctica en tu empresa? Existen una serie de etapas y pasos que te ayudarán a implementarlo con éxito:

1. Analiza la situación actual

En una primera etapa, debes realizar un diagnóstico de la situación de tu empresa para saber cuáles son las necesidades formativas de los empleados, e identificar cuáles son las fortalezas del equipo. Una evaluación de competencias es un buen punto de partida para obtener estos indicadores. Actualmente, existen diversos medios y herramientas para recopilar datos de habilidades y trazar un mapa de desarrollo.

Acción recomendada: Realiza una evaluación inicial de habilidades entre los empleados para identificar áreas de mejora y fortalezas clave del equipo.

2. Identifica los objetivos del plan de formación

¿Qué estás tratando de alcanzar? La respuesta a esta pregunta son tus objetivos, que deben ser específicos y medibles. Los objetivos de un plan formativo varían según las necesidades de cada empresa. Sin embargo, estos son algunos de los principales objetivos que un plan de formación bien diseñado y ejecutado puede ayudar a alcanzar:

  • Mejora del desempeño y productividad.
  • Desarrollo de habilidades específicas relevantes.
  • Retención de talentos.
  • Preparar a los empleados para enfrentar cambios y nuevos desafíos.
  • Promover la innovación y la creatividad.
  • Garantizar el cumplimiento legal y estándares de calidad.
  • Contribuir al éxito y crecimiento a largo plazo de la empresa.

Acción recomendada: Establece al menos tres objetivos claros para tu plan de formación y determina cómo medirás su éxito.

3. Elige un método de formación

No solo debes ocuparte del contenido de la formación, sino también del formato que ofrecerás. Más adelante mencionaremos en detalle los tipos de capacitación para empresas, como el e-learning, uno de los modelos de formación más atractivos y fáciles de adoptar, considerando el uso actual de la tecnología.

Acción recomendada: investiga diferentes métodos de formación, como cursos presenciales, e-learning, tutoriales en línea, y determina cuál se adapta mejor a las necesidades de tu empresa y de tus empleados.

4. Selecciona las herramientas de formación apropiadas

Si ya te has decidido por una formación online, ahora debes elegir las herramientas que usarás. Por ejemplo, si necesitas crear cursos e-learning de cero, deberás elegir una herramienta de autor. Busca una opción sencilla e intuitiva, que no requiera formación previa, con plantillas que te ayuden a crear tu contenido y recursos interactivos listos para utilizar. Si quieras una herramienta que cubra esas opciones y que, además, incluya funcionalidades de IA y accesibilidad automática, te recomendamos isEazy Author.

Por otro lado, los sistemas de gestión del aprendizaje, como isEazy LMS, también son importantes en tu plan de formación. Sirven como entornos centralizados para almacenar y ofrecer contenido formativo, brindando además funcionalidades para gestionar y administrar el proceso de aprendizaje.

Por supuesto, existen otras herramientas que serán útiles para tu plan de formación, como las plataformas y catálogos de cursos, las factorías de contenidos e-learning o las apps de empleados, entre otras.

Acción recomendada: Investiga y compara diferentes herramientas de formación, y solicita una demo de aquellas que mejor se adapten a las necesidades de tu empresa. Este artículo sobre herramientas formativas te será de ayuda para elegir.

5. Implementa y mide los resultados del plan de formación

Una vez que el plan de formación esté diseñado, es hora de implementarlo y de evaluar sus resultados. Para ello, realiza un seguimiento continuo del progreso y evalúa regularmente los resultados obtenidos en relación con los objetivos establecidos. Recopila retroalimentación de los participantes y ajusta el plan según sea necesario para optimizar su efectividad.

Recuerda que las habilidades que se requieren para crear un equipo de trabajo de alto rendimiento se encuentran en constante evolución. Por lo cual, la única manera de mantenerse relevante y salir airoso de estos cambios, es comprometerse con la formación constante de los empleados.

Acción recomendada: Implementa una herramienta que te permita monitorear el progreso de los empleados en su formación para poder mejorar continuamente el plan de formación.

Plan de formación de empresas

5. Tipos de planes de formación corporativa que debes conocer

La mejora en la productividad de tus empleados depende de la calidad del plan de entrenamiento que les ofrezcas, y de cómo se presente. Es por ello que es importante saber que el plan de formación de tu empresa será tan atractivo o interesante como tú lo presentes, y para ello puedes valerte de diferentes métodos o tipos de formación:

  • Entrenamiento presencial: Es una forma de entrenamiento bastante tradicional donde el programa de enseñanza se imparte de manera presencial y en un aula con el resto de los empleados.
  • Mentorías y coaching: En este tipo de formación guiada, el empleado cuenta con un mentor que le conduce a través de un área específica, compartiendo su experiencia y conocimiento. En el caso del mentoring, se emplea a menudo como una actividad de orientación o asesoramiento, mientras que el coaching está más direccionado hacia la adquisición de habilidades para la consecución de objetivos.
  • Entrenamiento on-the-job: Es una metodología práctica de aprendizaje que enseña a los equipos en un entorno real. Es decir, los empleados aprenden observando a un compañero o líder cómo se hace un trabajo y luego lo realizan ellos mismos.
  • E-learning: Es un método de formación que se realiza a través de dispositivos conectados a la red, como pueden ser ordenadores o smartphone. Su principal característica es la separación física entre el alumno y el formador, y es perfecto para la formación de equipos remotos o híbridos. El e-learning incluye en su metodología materiales didácticos como vídeos, juegos, simulaciones, webinars y ejercicios que generen interacción y participación.
necesidades formativas

6. 10 ejemplos de plan de formación en empresas

Existen diversos planes de formación para empleados, y cada uno de ellos tiene un objetivo específico. A continuación, te mostramos algunos de ellos:

Formación de orientación

Este tipo de formación ayuda a los nuevos empleados a conocer la información organizativa básica de la empresa y responder a cualquier duda. Este plan de formación podría incluir, por ejemplo, cursos online para manejar el software de empresa, procedimientos de seguridad o uso práctico de equipos.

Formación de incorporación

También conocida como formación en onboarding, ayuda a los empleados a familiarizarse con la cultura de la empresa, entender sus responsabilidades e integrarse con el equipo, especialmente en la actualidad, donde el trabajo desde casa ha supuesto un nuevo reto en los procesos de incorporación. ¿Quieres triunfar en tu estrategia de onboarding? Mira esta guía completa.

Formación de cumplimiento

Este tipo de formación no solo es muy necesario, sino indispensable para cualquier empleado, ya que informa sobre reglamentos y políticas aplicables a sus funciones. El compliance training, como se llama en inglés, minimiza riesgos, ayuda a mantener la reputación corporativa y mejora el ambiente laboral en temas como acoso, diversidad, ciberseguridad o ética.

Formación en productos

El product training ofrece información sobre los productos y/o servicios de la empresa, que cada empleado debe aprender para poder realizar su trabajo. Esta formación puede tener diferentes objetivos según la actividad de la empresa y el público destinatario. Por ejemplo, permite que un equipo de ventas pueda responder a todas las preguntas de los posibles clientes de manera sencilla y clara.

Formación en liderazgo

Este programa de formación permite que los empleados aprendan nuevas técnicas de liderazgo y gestión, para que, al mejorar sus competencias, puedan liderar sus propios equipos.

Formación técnica

Permite a los trabajadores actualizar o adoptar conocimientos en las tecnologías existentes. Este plan de formación es muy valioso para desarrollar habilidades técnicas que mejoren la competitividad de la empresa.

Formación en garantía de calidad

Esta formación permite que los empleados comprendan los procesos de control de calidad, de modo que se garantice que el producto o servicio final cumpla con los estándares de la empresa. De esta forma se refuerza la confianza de los clientes y mejoran los márgenes de beneficio.

Formación en diversidad

La reducción del riesgo de discriminación y los prejuicios dentro del lugar de trabajo, son indispensables para facilitar las interacciones positivas y crear consciencia sobre la diversidad. Un buen plan de formación en diversidad incluye conocimientos sobre orientación sexual, raza, nacionalidad, color, religión, género, etc.

Formación en sostenibilidad

Seguro habrás escuchado hablar de los criterios ESG, que son estándares relacionados con el desarrollo de la sostenibilidad y diversidad. La formación en esta temática es fundamental en la actualidad para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, planteados por la ONU en la Agenda 2030.

Formación en habilidades blandas

Este tipo de plan de formación está enfocada en competencias como resolución de conflictos o comunicación, muy necesarias para el éxito del empleado y la organización. Si quieres saber qué formación en soft skills necesita tu equipo, te invitamos a leer este artículo.

Plataforma de formación para empresas

7. Errores que debes evitar al implementar tu plan formativo

A pesar de los beneficios que puede aportar un plan de formación, es común cometer errores que pueden obstaculizar su efectividad. Estos son algunos de los errores más habituales que se cometen al diseñar e implementar un plan de formación:

  • No involucrar a los empleados: omitir la participación y retroalimentación de los empleados en el diseño del plan de formación puede llevar a la falta de interés y compromiso por parte de los destinatarios finales.
  • No adaptar el plan a las necesidades individuales: es importante personalizar el plan de formación para satisfacer las necesidades específicas de cada empleado, teniendo en cuenta su nivel de habilidades, experiencia y objetivos profesionales.
  • Falta de evaluación y seguimiento: no incorporar mecanismos de evaluación y seguimiento para medir el progreso y la efectividad del plan de formación puede dificultar la identificación de áreas de mejora y la realización de ajustes necesarios.
  • Sobrecarga de información o contenido irrelevante: proporcionar una cantidad excesiva de información o contenido irrelevante en el plan de formación puede abrumar a los empleados y dificultar su capacidad para absorber y aplicar los conocimientos adquiridos.

8. Crea e implementa tu plan de formación con isEazy

Ahora que ya sabes todo sobre el plan de formación para empresas y qué necesitas para crearlo, es momento de que descubras isEazy: la mejor tecnología e-learning en un solo lugar.

isEazy te ofrece todo lo que necesitas para iniciar un programa de formación e ir más allá, desde un software de creación de cursos, una potente plataforma LMS, un catálogo de cursos de power skills, una app de formación para tus trabajadores de primera línea y más. Encuentra la herramienta perfecta para cada necesidad formativa, o combínalas para resultados aún más extraordinarios. ¡Impulsa tu plan de formación con la última tecnología en e-learning!

Josefina Castelán
CONTENIDO CREADO POR:
Josefina Castelán
Content Marketing Specialist at isEazy

Descubre isEazy

La mejor tecnología e-learning en un único lugar.

Author

Diseña y comparte tus propios contenidos formativos.

Factory

Cursos e-learning que enamoran, ¡en tiempo récord!

LMS

Un nuevo concepto de plataforma de formación online.

Skills

El catálogo más completo para la formación de tu equipo.

Game

Una app con la que tu equipo no querrá dejar de aprender.

ESG

App de sostenibilidad con gran catálogo de cursos online.